Imitación de "El Dios de la Lluvia Llora Sobre México"

En ese momento Guzmán decidió que era hora de ponerse en marcha. Después de horas de camino, me daba la impresión de que en el horizonte, y cada vez más próximo, la pampa se fundía con el cielo. Como en un sueño, el cielo reverdecía y la pampa se tornaba ciánica, hasta quedar todo en un mediocre color verdiazulado. En mi desvarío otros caminantes cabalgaban por la pampa celeste, todo en un a media luz irreal que me decía con voz neutra, y a modo de …consejo, de información, de pregunta; “Sueñas”. Nuestros especulares compañeros miraban de vez en cuando a…¿arriba?; Nos observaban y hacían comentarios en voz baja. Uno de ellos estaba encapuchado, miró directamente a mis ojos y me preguntó: ¿Dónde vais?. Parecióme indiscreción decirle nuestro verdadero destino y dije “Adelante”, Me sonió y me dijo “Bien, tambièn nosotros vamos allá, os acompañaremos hasta el horizonte”

– Daniel, Daniel, te has dormido. Casi te caes del caballo.
– Oh, Gracias – respondí – Alfonso, quiero preguntarte algo.
– Si.
– Alfonso, el horizonte, ¿donde está?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s